Metodología de implantación de un ERP

Tomar la decisión de implantar un ERP en tu empresa no es fácil. Se trata de un proceso de cambio largo y costoso pero que viene acompañado de un final satisfactorio, gracias al sinfín de beneficios de un software de gestión empresarial. Y es que el objetivo de la implantación de un ERP es ser competitivos utilizando las nuevas tecnologías, a través de la apuesta de facilitar la gestión de las distintas áreas de tu empresa. Un proyecto de implantación de un ERP pasa por distintas etapas. A continuación te explicamos con detalle nuestra forma de trabajar en este tipo de proyectos.

Consejos para afrontar la implantación de un ERP

Tanto si estás pensando en una posible implantación de un ERP o si ya te has decidido por ello, deberás seguir una serie de indicaciones para que la toma de decisión o el cambio sea más sencillo. Desde Opentix recomendamos esta serie de consejos:

  • Buen partner: Para la implantación de un ERP será clave la elección de un buen partner, ya que ellos van a ser los que dirijan y ejecuten todas las fases de la implantación de un ERP.  Es por ello que recomendamos la elección de un partner consultor y que disponga de una gama amplia de productos para que pueda recomendarte el que más se adapte a tus posibilidades. En caso contrario, solo podría aconsejarte su único producto. Por otro lado, este partner deberá acompañarte en todo el proceso de implantación y ofrecerte un soporte posterior para certificar el correcto funcionamiento de tu ERP y evolucionarlo en el caso de necesitarlo. Es por ello que debes buscar un partner que conozca a la perfección un ERP y que tenga compromiso con tu empresa.
  • Valora los recursos: Hay que valorar los recursos de los que dispone la empresa para conocer si el ERP se va a adecuar a ellos. Hay que tener en cuenta tanto los recursos humanos como los técnicos, tanto para una correcta sincronización entre un equipo de trabajo y el partner como para saber si los materiales van a soportar el correcto funcionamiento del ERP.
  • Tomate tu tiempo: El proceso de elección, cambio o implantación de un ERP, como hemos indicado anteriormente es complejo. Por ello debes tomarte tu tiempo para meditar y valorar la decisión para estar seguro de que eliges la mejor opción para tu empresa.
  • Asume el cambio: Hay que estar predispuesto al cambio. El proceso de implantación de un ERP implica cambios en tu empresa, sobre todo en la forma de trabajar. Cambiar la forma de hacer las cosas de las personas no es fácil y lo primero que hay que hacer es mentalizarse a ser propenso a entender y poner en práctica una nueva forma de trabajar. La gestión de cambio es uno de los temas más sensibles en la implantación de un nuevo Software y depende en gran parte del partner que te acompaña en el cambio.
  • Objetivos: Tienes que tener claro los objetivos que quieres alcanzar con la implantación de un ERP. Estos pueden abarcar desde la gestión concreta de áreas como la integración con otros sistemas para unificar los procesos.
  • Compromiso: Tu equipo deberá comprometerse a colaborar con la implantación del ERP. Los partners necesitan la colaboración de los empleados de tu empresa para comprobar, verificar y entender tanto los procesos de tu empresa como para comprobar el correcto funcionamiento del ERP. Es por ello que debes motivar a tu equipo para que estén comprometidos con la implantación del ERP.

Fases de un proyecto de implantación de un ERP

A continuación te presentamos nuestra definición de las fases de un proyecto de implantación de un ERP para que conozcas nuestra forma de trabajar:

  1. Consultoría: La fase de consultoría, la primera y una de las más importantes se centra en el estudio de los procesos internos de la empresa. Lo realiza el partner con el objetivo de conocer el negocio e implantar la mejor solución.
  2. Preparación del Proyecto. Comprende las actividades de asignación al proyecto de los medios materiales y humanos necesarios y la realización de la planificación inicial detallada del mismo.
  3. Definición. En esta fase se establece por escrito las especificaciones funcionales del nuevo sistema, así como de las integraciones necesarias con otros sistemas, y en caso necesario la definición de la estrategia de migración. Se deja todo por escrito: qué es lo que se va realizar durante el proyecto de implantación, las áreas a las que va a afectar y el periodo de tiempo que va a durar este proceso.
  4. Construcción iterativa del prototipo. Esta es la fase del desarrollo del ERP. Se van construyendo los procesos progresivamente y se les va presentado al cliente para que confirmen su correcto funcionamiento. De esta forma podemos asegurar el éxito del arranque, detectar y solucionar errores antes de la puesta en marcha del ERP.
  5. Preparación final. Engloba las actividades relacionadas con las pruebas de rendimiento del desarrollo del ERP, migración de datos, formaciones a los empleados, en definitiva, aquellas tareas previas a la puesta en marcha del ERP.
  6. Arranque y Soporte. Incluye la puesta en marcha del ERP, soporte y mantenimiento correctivo del ERP.

Con este artículo podrás conocer todo el recorrido que realiza la implantación de un ERP. Si necesitas más información sobre este proceso o estás pensando en implantar un ERP no dudes en contactar con nosotros para que te podamos aconsejar.

By | 2017-08-28T09:02:27+00:00 agosto 28th, 2017|

Deja tu comentario

*